Cuidados básicos de los expositores de metacrilato

En una empresa es básico tener una buena herramienta para promocionar tus productos y los expositores de metacrilato son siempre la mejor opción. A la hora de comprar, lo mejor será visitar la web https://www.expositores-metacrilato.es/, porque encontrarás expositores de alta calidad a un precio muy bajo.

Sin embargo, el metacrilato a pesar de ser un material altamente resistente requiere de unos cuidados básicos para que conserve su brillo y propiedades. En este post conocerás todo lo que debes saber sobre estos cuidados por lo que te recomiendo seguir leyendo este post.

¿Cuáles son los cuidados que debes darle a tus expositores?

Para que los expositores sean se mantengan siempre brillantes y que no se vayan a romper, debes asegurarte de tener algunos cuidados que resultarán fundamentales:

Manéjalo con cuidado

El manejo de los expositores es algo básico, en especial porque debes evitar levantarlos por las zonas más débiles del expositor. Por este motivo, evita levantarlo por las esquinas o por los laterales para que no se vaya a romper.

En todo caso, debes asegurarte de tomar los expositores únicamente por el centro y por las zonas más resistentes. Tampoco se debe levantar tirando de la parte superior de los expositores porque esto causará que se pueda romper fácilmente.

No uses alcohol

El alcohol es algo básico que debes tener en cuenta, en especial porque este puede producir daños a tus expositores si no lo usas bien. Está completamente contraindicado utilizar alcohol sobre la superficie de metacrilato directamente porque puede causar graves daños.

Sin embargo, es posible utilizarlo únicamente en el caso de que se requiera retirar pegamento de la superficie del expositor. En estos casos, se puede aplicar directamente sobre el pegamento frotando suavemente para retirarlo, sin tocar la superficie del expositor con el paño porque podrías hacer que se dañe prematuramente.

Limpia cuidadosamente la superficie

La superficie de los expositores de metacrilato debe estar completamente limpia para que conserve el brillo. En todo caso, debes asegurarte de que limpiarás completamente la superficie con un paño ligeramente humedecido en agua.

En caso de ser necesario, puedes utilizar un poco de jabón que sea totalmente neutro sin excederse en la cantidad. Cuando termines de limpiar la superficie debes asegurarte de que no quedará jabón sobre la misma, porque si dejas jabón en la superficie esta podría perder su brillo. Por esto, será vital que no dejes ningún tipo de residuo sobre la superficie.